Trailer de “El gran pez”, de Tim Burton.

[Para leer mientras se carga el video] Esta mañana, tanto en 3º1 como en 3º4, estuvimos hablando sobre la ficción, sobre el arte de contar historias. “¿Por qué se escriben historias? ¿Qué sentido tiene inventar historias?”… Esas fueron algunas de las preguntas que manejamos. También leímos el resultado de un breve ejercicio en el que cada estudiante tenía que resumir su vida pero a través de una mentira. El resultado por momentos fue desopilante, como recordaremos en 3º4, por ejemplo, por la descripción (mentirosa) de su cara que hizo Ana Paula. De allí pasamos a hablar de la mitomanía, es decir ese impulso que muchas personas tienen y que las hace decir mentiras o exagerar las cosas que le suceden de forma permanente. Por eso nos tomamos unos minutos para hablar de la película “El gran pez”, de Tim Burton, en la que el personaje principal es, precisamente, un mitómano. Les dejo aquí el trailer de esa película esperando que les guste.

Saludos.

Anuncios

¡¡¡Bienvenidos!!!

Estimados chicos de 3ºs 1, 2, 3 y 4 del liceo 2 de Maldonado:

Bienvenidos a nuestro blog: La Clase del Aire.
Como les habré comentado en las clases, este va a ser un espacio en el que ustedes no solamente van a poder encontrar materiales para estudiar o consultar, sino que también será un lugar de intercambio y de conocimiento entre nosotros mismos y nuestras sensibilidades e intereses. Este blog está hecho para ustedes, por lo que es muy importante que tanto en los comentarios de esta página expresen qué cosas les interesan y cuáles no. De esta forma, el blog va a adquirir un mayor impulso.
Recuerden también que por cualquier consulta pueden escribir a nuestro mail de trabajo: dliteratura@yahoo.com.ar

Un gran abrazo y mucha suerte en este 2011.

El profesor Damián.

Libros del futuro

[Les recomiendo leer esta interesante nota aparecida en el suplemento adn de La Nación, hoy, sobre la llegada de los libros electrónicos.]

Los lectores de libros digitales ( e-readers ) son dispositivos electrónicos de 18 x 12 cm y apenas uno o dos centímetros de espesor: el tamaño de un libro estándar. Son muy livianos, entre 220 y 450 gramos, frente a poco más de un kilo que pesan las netbooks . Sus pantallas antirreflejo permiten leer desde cualquier ángulo, aun a la luz del sol. Hay, básicamente, dos clases de pantallas: las de papel digital, más adecuadas para leer textos, y las de LCD, óptimas para ver animaciones y videos.

En general, estos dispositivos permiten hacer muchas más cosas que leer textos. Con ellos se puede navegar por Internet, acceder al e-mail y las redes sociales, mirar videos y escuchar música. Pueden conectarse a Internet a través de la banda ancha inalámbrica (Wi-Fi) o de las redes de telefonía móvil. Todos buscan una experiencia de lectura similar a la de un libro de papel: se pueden pasar las páginas con el dedo. También es posible subrayar y escribir notas al margen. Los hay con sistema de distribución cerrado (sólo permiten bajar los contenidos de una plataforma en un solo tipo de formato, como el Kindle, de Amazon), o abierto, que permiten descargar todo tipo de formatos desde cualquier plataforma de distribución de contenidos (iPad, Sony Reader).

Para seguir leyendo haceer click aquí.

Mario Vargas Llosa gana el Premio Nobel de Literatura

[Acá les dejo un video con un fragmento de la conferencia de prensa que dio Mario Vargas Llosa a pocas horas de enterarse de que había recibido el Premio Nobel de Literatura.]

Cultura diseñada para los chicos

[Queridos todos: comparto con ustedes esta nota de tapa aparecida ayer en el suplemento cultural adn, del diario La Nación. Un abrazo.]

Por Josefina Licitra
LA NACION

Algún tiempo atrás, mi hijo de cinco años se acercó con gesto de reproche.

-Mami -dijo-, ¿por qué nunca me compraste malvaviscos?

El se llama Joaquín. Yo nunca supe qué era un malvavisco.

-Porque acá no hay malvaviscos -fue la respuesta-. Los malvaviscos son una cosa que se come en Estados Unidos.

Joaquín se quedó pensando uno, dos, tres segundos.

-Entonces vamos a Estados Unidos -concluyó-. Vamos a Estados Unidos YA.

Fue entonces -recién entonces- cuando intuí que no era necesario viajar a ningún lado. Que las palabras, los lugares y todos los malvaviscos de la Tierra ya vivían en nosotros, o al menos en el planeta fértil y permeable que es la infancia: una patria de niños menores de doce años que está atravesada por las marcas de la televisión, Internet, el cine, la música y hasta los espectáculos de teatro globalizados (donde en plena avenida Corrientes los personajes hablan de “tú”), y que ha construido una legalidad sobre la base de la presencia todopoderosa de esos consumos culturales.

Para seguir leyendo, hacer click aquí.

Algunos aspectos de la literatura del Modernismo

El poeta cubano José Martí fue uno de los iniciadores del movimiento Modernista en la poesía.

Hay que aclarar que en un comienzo el Modernismo no es necesariamente un movimiento literario, ya que no sólo se vincula a lo artístico, sino a una serie de actividades, expresiones sociales y pensamientos que adquirían mayor proporción sobre finales del siglo XIX y comienzos del XX.

“El Modernismo, entonces, (…) es la forma literaria de un mundo en estado de transformación, metamorfosis universal que percibió Martí con clarividencia en 1882.” (Iván A. Schulman)

La evolución del Modernismo se da por influencia de procesos e ideas que van tomando forma y generando conflictos sobre finales del siglo XIX, como por ejemplo: la industrialización, el positivismo filosófico, la politización creciente de la vida, el anarquismo ideológico y práctico, el marxismo incipiente, el militarismo, la lucha de clases, la ciencia experimental, el auge del capitalismo y la burguesía, neo-idealismo y utopías… Aparece, por lo tanto, en las obras del Modernismo una profunda preocupación por el estado de confusión ideológica en que se vivía y por la soledad espiritual de la época.
Se considera su comienzo en lo literario tanto en las obras de José Martí (con su libro Ismaelillo, de 1882) y Rubén Darío (con su libro Azul…, de 1888).
También se caracterizó por ser la expresión americana de una literatura que buscó la ruptura con respecto a una tradición que venía de la literatura y el arte europeo; el Modernismo persiguió el ideal de una búsqueda de la expresión de lo americano.

“Ni en qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles? De factores tan descompuestos, jamás, en menos tiempo histórico, se han creado naciones tan adelantadas y compactas.” (José Martí; en su artículo Nuestra América).

Para Martí el Modernismo y la búsqueda de qué es lo americano se unen. Pues para el poeta cubano era central conocer, entender y comunicarnos profundamente con este suelo y esta realidad en la cual vivimos; sólo de esa manera podremos afirmar nuestra originalidad (o sea nuestro origen), entendiendo qué es ser americano.
Para lograr expresar ese sentimiento de lo americano, el Modernismo buscó la originalidad en la expresión, rompiendo con las viejas formas de escritura que todavía se utilizaban (y que venían de un movimiento anterior netamente europeo: el Romanticismo). Así se percibe que en el Modernismo hay una búsqueda de lo exótico (haciendo referencias permanentemente a culturas como la china, la japonesa, o de la Antigüedad griega o la Edad Media). La originalidad se planteó desde el momento en que el lenguaje en la prosa y la poesía modernistas se vinculó con la aparición de imágenes nuevas a través de las metáforas, antítesis y comparaciones. Asimismo hay un descubrimiento y tratamiento de nuevos ritmos y melodías trabajados por medio de la sonoridad de las palabras; por otra parte, se busca en la poesía modernista evocar o sugerir antes que expresarse con un lenguaje explícito (1).

Se ha planteado, y esto es muy discutido, que existen dos maneras de enfrentar la creación entre los escritores modernistas. Una sería la de los escritores que asumen un compromiso con su realidad, que se preocupan por los conflictos e injusticias sociales. Por otra parte, se habla de escritores torremarfilistas(2), creadores despreocupados de los acontecimientos sociales que se aislaban cultivando su arte de manera personal, sólo preocupándose por alcanzar una máxima belleza en su arte (buscando el arte sólo por hacer arte). Muchas veces los llamados torremarfilistas se definían como seres rechazados por la sociedad, a la que no le interesaba su arte. De manera que buscaban en la poesía, o en la prosa, una Belleza suprema como algo no contaminado, puro (3). Se ha clasificado a José Martí como un poeta de compromiso con su tiempo y sociedad; en cambio se ha definido al poeta uruguayo Julio Herrera y Reissig como un torremarfilista (4).
Notas:
(1) Estos procedimientos son tomados de la poesía francesa de la época, especialmente de movimientos como el Simbolismo y el Parnasianismo.

(2) La expresión viene de la frase “torre de marfil”; pues se consideraba a los torremarfilistas como seres que se aislaban en torres de marfil, haciendo referencia a la altura (torre) y a la pura belleza que no se deja manchar por las cosas comunes y cotidianas (marfil).

(3) Pero en definitiva… rechazar los valores de una sociedad y aislarse, ¿no es una manera también de hacer una crítica muy profunda a esa sociedad?

(4) Le escribió Herrera y Reissig en una carta a un amigo: “(…) me arrebujo en mi desdén por todo lo de mi país… yo, desperezándome en los matorrales de la indiferencia, miro sonriente y complacido los sucesos, las polémicas…”.

“El cisne”, de Rubén Darío (con actividad)

El mito de Leda y el Cisne interpretado por el gran Leonardo da Vinci

A Ch[arles] Del Gouffre

Fue en una hora divina para el género humano.
El Cisne antes cantaba sólo para morir.
Cuando se oyó el acento del Cisne wagneriano
fue en medio de una aurora, fue para revivir.

Sobre las tempestades del humano oceano
se oye el canto del Cisne; no se cesa de oír,
dominando el martillo del viejo Thor germano
o las trompas que cantan la espada de Argantir.

¡Oh Cisne! ¡Oh sacro pájaro! Si antes la blanca Helena
del huevo azul de Leda brotó de gracia llena,
siendo de la Hermosura la princesa inmortal,

bajo tus blancas alas la nueva Poesía
concibe en una gloria de luz y de armonía
la Helena eterna y pura que encarna el ideal.

(*) del libro “Prosas profanas” (1896)

——————————–

Algunas propuestas para guiar el análisis del poema.

*Buscar el significado de las expresiones resaltadas con negrita.

*Contar la cantidad de sílabas de cada verso y observar qué tipo de rima hay.

*¿Saben lo que significa la expresión “canto del cisne”?

*¿Por qué las expresiones “Cisne”, “Hermosura” y “Poesía” llevan mayúsculas si no son sustantivos propios?

*¿En qué momento dice el yo lírico que cantó el cisne? ¿Cuál es la consecuencia de ese canto?

*¿Cuál es el significado del Cisne como símbolo?

*¿Por qué el canto del cisne domina al “martillo” y a las “trompas”? ¿Con qué actividad humana están relacionadas las expresiones el “martillo de Thor” y “las trompas que cantan la espada de Argantir”?

*¿En qué consiste el mito de Helena y del huevo azul de Leda?

*¿Por qué el yo lírico compara el nacimiento de Helena con el canto del Cisne? ¿En qué se diferencian esos acontecimientos?

Vocabulario y referencias:

Divino: Perteneciente o relativo a Dios. || Perteneciente o relativo a los dioses a que dan culto las diversas religiones. || Muy excelente, extraordinariamente primoroso.

Wagneriano: Perteneciente o relativo a Richard Wagner o a su obra.|| Característico de este músico alemán o de su obra.

Germano: Natural u oriundo de Germania, antigua región de Europa central. || Alemán.

Trompa: Instrumento musical de viento, que consiste en un tubo de latón enroscado circularmente y que va ensanchándose desde la boquilla al pabellón, donde se introduce más o menos la mano derecha para producir la diversidad de sonidos.

Sacro: Sagrado.

Gracia: Cualidad o conjunto de cualidades que hacen agradable a la persona o cosa que las tiene.

Helena: En la mitología, mujer de extraordinaria belleza, hija de Tíndaro y de Leda. Se casó con Menelao, pero fue raptada primero por Teseo y luego por Paris, quien la llevó a Troya y dio origen con ello a la guerra de Troya.

Leda: En la mitología griega se cuenta que el dios Zeus, en la forma de un cisne, se había unido a Leda, que puso un huevo gigantesco, del que nacieron Cástor, Pólux, Helena y Clitemnestra.

Rubén Darío