Cultura diseñada para los chicos

[Queridos todos: comparto con ustedes esta nota de tapa aparecida ayer en el suplemento cultural adn, del diario La Nación. Un abrazo.]

Por Josefina Licitra
LA NACION

Algún tiempo atrás, mi hijo de cinco años se acercó con gesto de reproche.

-Mami -dijo-, ¿por qué nunca me compraste malvaviscos?

El se llama Joaquín. Yo nunca supe qué era un malvavisco.

-Porque acá no hay malvaviscos -fue la respuesta-. Los malvaviscos son una cosa que se come en Estados Unidos.

Joaquín se quedó pensando uno, dos, tres segundos.

-Entonces vamos a Estados Unidos -concluyó-. Vamos a Estados Unidos YA.

Fue entonces -recién entonces- cuando intuí que no era necesario viajar a ningún lado. Que las palabras, los lugares y todos los malvaviscos de la Tierra ya vivían en nosotros, o al menos en el planeta fértil y permeable que es la infancia: una patria de niños menores de doce años que está atravesada por las marcas de la televisión, Internet, el cine, la música y hasta los espectáculos de teatro globalizados (donde en plena avenida Corrientes los personajes hablan de “tú”), y que ha construido una legalidad sobre la base de la presencia todopoderosa de esos consumos culturales.

Para seguir leyendo, hacer click aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s