El encuentro de dos pasiones

El famoso momento de la "mano de Dios", es decir el instante del primer gol de Maradona a Inglaterra en México '86

[Les dejo también, ya que estamos todos o casi todos con la efervescencia propia de los primeros días del Mundial de fútbol, una nota que apareció hoy en el suplemento cultural de La Nación, de Buenos Aires, en la que se reflexiona entre las conexiones que ha habido a lo largo de la historia entre el fútbol y la literatura.]

Por Verónica Abdala
Para LA NACION – Buenos Aires, 2010

En 1950, año en que Uruguay, contra todos los pronósticos, obtuvo la copa del mundo ante Brasil en el estadio Maracaná de Río de Janeiro -suceso que sería recordado como el “Maracanazo”-, la literatura y el fútbol corrían, como paralelas, por carriles separados: ni a los escritores les interesaba hacer del deporte de la pelota el motivo de sus relatos, ni los deportistas e hinchas se hubieran imaginado protagonizando cuentos, novelas o poemas. El amor por la camiseta y el ejercicio de la escritura y la reflexión no parecían compatibles. “¿En qué se parece el fútbol a Dios? -bromeó alguna vez Eduardo Galeano-. En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales.”

Para seguir leyendo la nota hacer click aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s